REBECA

Rebeca – Ilustradora.

TATUAJE DE PUNTOS DE CONSTELACIÓN:

Siempre me ha gustado mirar al cielo y a las estrellas. Especialmente en verano cuando, llegada la noche, me asomaba a mi ventana y me pasaba el tiempo tratando de captar una o dos estrellas fugaces, fantaseaba con historias de ciencia ficción y seguía la trayectoria de las luces parpadeantes de un avión. Apenas tenía diez años. Recuerdo que, frente a la ventana, en los meses de verano, siempre aparecía la misma constelación, como un acompañante constante y puntual con quien yo conversaba y compartía mis ocurrencias del momento.

Siempre he sido una persona solitaria e introvertida. O quizás no había encontrado a la persona adecuada para sincerarme. Sin embargo, hablar con una constelación es fácil: no hay juicios, no hay distracciones, no hay entrecejos fruncidos u ojos en blanco. Sentía que la quería, como a una amiga confidente, comprensiva y protectora. Estaba cursando la EGB, no recuerdo qué curso exactamente, pero ese año el libro de ciencias traía un suplemento acerca del universo, de sus galaxias, planetas y constelaciones, y me propuse averiguar cuál era mi compañera de desvelos. Ojeé ese y varios libros y, finalmente, la encontré.

A día de hoy, debo reconocer que aún reflexiono o me desahogo en voz alta mientras la observo durante los veranos, que la echo de menos durante las demás estaciones y que siento una inmensa alegría cuando reaparece cada verano.

Cuando me planteé por primera vez tatuar mi piel, me vino inmediatamente a la mente: no podía ser otra cosa más que ella, para llevarla siempre conmigo.

TATUAJE DE KNOT:

El análisis del novio animal, la naturaleza monstruosa que nos habita, la dualidad. Jeckyll y Hyde, Nosferatu y la doncella pura, Frankenstein y su criatura. El monstruo que nos habita, la perfección pura que soñamos alcanzar. Lo perfecto y lo imperfecto. Me obsesiona este tipo de temática, y siempre me ha gustado aplicarla a mi trayectoria creativa y e investigadora, así como a mí misma y mi capacidad de enfrentarme a la vida. El ser humano es el resultado de la unión de dos opuestos. O quizás hemos dividido nuestra compleja naturaleza. Aceptar nuestros monstruos interiores, nuestros deseos inconscientes, aquello que el entorno socio-cultural califica de malo, o de inmoral, o de prohibido. Aceptar que la vara de mando no es en absoluto sustentada por el raciocinio, la domesticación, las elevadas virtudes impuestas. Que el ser humano es mucho más irracional de lo que nuestra estrecha mira considera. Constituirse como un ser humano completo sólo puede lograrse mediante la aceptación de todas nuestras esencias. Somos una mezcla maravillosa de luchas, de orden y caos, girando en una perpetua e inestable cohabitación.

El knot es un símbolo de plenitud, de unificación de significados en un círculo sin principio ni final, el yo integrado. Según aumenta la complejidad de sus nudos, significa una mayor interconexión entre todas las cosas.

A menudo me esfuerzo en recordar todo lo que acabo de escribir. Ahora, lo llevo escrito en la piel.

REBECA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s